sábado, enero 21, 2006

Conversa de una noche de verano

Anoche después de un pub, de unas cervezas, de la música, del humo, de la conversa, de la gente, de las risas, rumbo calle abajo conversaba con mi amigo Víctor, master blog de Arica, sobre lo tranquila que es nuestra ciudad. La noche estaba quieta, la calle vacía interrumpida solo por algunos grupos que se trasladaban de pub en pub. La luces amarillas de la ciudad, la calle sin micros, no había camanchaca, pues es verano y ésta no es común en esta época. El calor nocturno de una ciudad en fin de semana de verano invitaba a la playa, a las bermudas, a las sandalias o a un helado de maracuyá. Un cartel luminoso gigante en pleno Arica nos decía que Se Puede, con una sonrisa gigante de un candidato que ya pasó y un gato negro que se mete a un estacionamiento colándose por un agujero de un portón metálico viejo, solo son parte del paisaje de la noche con pocas nubes y una luna que mengua pero ilumina.

Un grupo de taxistas espera pasajeros a las afuera de un pasaje, el de los artesanos de día y el de los pub de noche, pasaje que es un brazo a un paseo más grande donde caminan los gringos y las familias bolivianas que veranean por estas tierras. Y nosotros en la conversa pos carrete, junto a otros que emigran a sus hogares cuando aún la noche es joven, cuando aun faltan para las dos, cuando aún hay espacio para más conversas y más cervezas, pero cuando se dice basta de hoy, a descansar que mañana debo levantarme a escribir en mi blog.

Y aquí estoy, en la misma ciudad, pero cuando la tierra ya giró y el sol ilumina.

12 comentarios:

librakaur dijo...

buena la foto!!

Don Chere® dijo...

Pues gracias por lo de mítica entrevista (me suele bajar el pudor con esas cosas)...me pregunto quien te habra dado el dato???

La verdad fue entretenida hacerla, fue raro, toda una pauta preparada que se derrumbo a la primer apregutna y de ahi simplemente comenzó una conversa que siguió un curso natural. (ahhh..las faltas de ortografía fueron parte de la conversa...jajajja)

Bueno Gerardo, creo que ya nos toparemos por ahi y podremos conocernos, quien sabe cuando, me imagino que pronto.

Salduos.-

Cristy dijo...

Siempre es bueno conocer gente y conversar....son increìbles los encuentros que se generan en una noche de carrete...ahì nos damos cuenta de que estamos màs ceca de lo que creemos....los encuentros...los encuentros.... Me encanto tu visita por mi blog...podrìas venir màs seguido...necesitaba de tus palabras..

Paulo dijo...

Siempre son gratos los paseos por las calidas noches del norte de Chile. Yo me considero caminante nocturno y observador de estrellas. El cielo de Arica siempre me ha dado la impresión que en su profundidad se me cae encima.

Zorka Ostojic Espinoza dijo...

Por lo visto volviste en gloria y majestad.

Estaba bueno ya.

José Luis Contreras Muñoz dijo...

Al parecer Arica està mejor,la conocì hace 10 años y debo decir que no me gustò

Pequeñin dijo...

Y sí, esa conversa estuvo buena.

Alvaro Horta Calzada dijo...

No sabes cuánto envidio que vivas en una ciudad con mar... más encima un mar tan bonito como ese que se ve en tu ciudad de la eterna primavera.
Lo que es yo, me sigo ahogando en el infierno de Santiago... pero es lo que hay. No dejo de ser feliz por eso, sobre todo porque a pesar de que hay trabajo, el tiempo para departir con los buenos amigos nunca falta.

Saludos!

P.S: ¡Sánguche! ¡qué bueno que regresaste!

Alas al Viento dijo...

"Mi Arica" es desde hace muchos años, ya que nací en stgo., pero Mi Arica es una ciudad tranquila, amorosa, y muy bulliciosa también, es algo así como una metrópoli pequeña, amo Arica, saludos

Dyitz dijo...

fbuAdmirable que una persona disfrute de los aires de su tierra. Es el primer paso para conquistar los extranejeros. Saludos!

aguirrebello dijo...

Arica y sus luces, Arica y la tranquilidad que ofrece para el paseo y la conversa.

Hace más de 10 años que no piso suelo ariqueño, desde los tiempos de los vientos con olor a harina de pescado, que, entiendo, terminaron.

Abrazo,

A

Canal Desierto dijo...

Si por fin... se fueron esos vientos hediondos