viernes, octubre 07, 2005

(Entre Paréntesis)

"Pido que no me miren bien,
pido que no me miren mal.
Yo pido, pues, que no me admiren
yo pido, pues, que no me sigan
que sólo estoy cantando un poco
por cantar"
Derecho Humano
Silvio Rodríguez


Generalmente en mi blog no hablo de contingencia, y más bien este sueño de crónicas regionales apuntan a destacar la simpleza de los elementos que construyen mi ecosistema natural, urbano y mundano. Pero hoy repararé en un punto que no me es muy grato, y el cual no puedo dejar de comentar, se trata de aquellos personajes poderosos en su entorno cercano, y que no diferencian donde acaba su territorio y tratan de imponer esas leyes extrañas de autocomplacencia en sus semejantes que no bailan al ritmo que ellos lo hacen. En Arica, estos dictadores de metro cuadrado sobran, principalmente en el mundillo de la política pequeña, de esa chamuchina que nos es muy poco grata, y que se alimenta de dimes y diretes y palabras superficiales. Políticos viserales, enceguecidos como las polillas por la luz de una vela y sin usar la razón, se lanzan en el vuelo brutal, hasta que se queman con su propio reflejo al descubierto.

Y si la reflexión entrara en estas mentes, quizás se avergonzaría de lo que encuentre ahí, quizás no sabría donde enterrar su pala y cavar para profundizar en el porqué de las cosas, quizás y quizás y así muchos "quizases" me acompañarían en estas palabras, intentando comprender la actitudes déspotas de quienes aún no entienden que la democracia es libre, que mi ciudad es libre, que mi trabajo es libre y no tengo por qué tararear las melodías que ellos imponen. Mi vocación es el periodismo, mi trabajo es el periodismo y de eso estoy feliz... no mediaré palabras más en ello.

Solo me quedo pensando en la tierra triste y en la falta de ese amor colectivo, pues si me entrego a la pasión de servir, andaría por la vida como un enamorado y no como un resentido que ve en cada esquina la maldad. Por suerte no son todos, por suerte son pocos, pero esos pocos sobran acá en Arica y en cualquier parte este mundo, entonces habrá que ir cambiando los caminos y buscando en el espacio a quienes amen a Chile y su patriotismo no muera en pequeñeces, sino que florezca en el actuar por el bien colectivo.


Un paréntesis en estas letras… necesario.

9 comentarios:

Marianela Fornes Carcamo dijo...

Siga, usted, así no más amigo que se nota en su letra la pasión que tiene por lo que hace, a proposito hoy te ví sacando fotos a las paredes pintadas cerca del liceo, todo un periodista. Mi musa hoy anda floja tengo solo la mitad del cuento, y ahora me relajo leyendolo, muchos cariños, cuando hacemos otra junta, se extraña.

Pablillous dijo...

que le puedo decir amigo?
hubiera pensado que en Arica por ser una ciudad mas pequeña esas cosas pasarian menos o no pasarían..

oiga le he dicho antes que me
encanta como escribe?

SimonA dijo...

esi es la vida
aunque a veses o mejor dicho siempre
desearia que no

nos leemos


pd: estas linkiado

librakaur dijo...

"se lanzan en el vuelo brutal, hasta que se queman con su propio reflejo al descubierto"...

...sigué con tu pasión que...ellos estan condenados a la autodestrucción...

buen paréntesis

un abrazo

Udo Gonçalves dijo...

Bueno, que quieres que te diga. Como testigo presencial del hecho que detonó este artículo, no puedo sino dar mi apoyo como amigo y colega.
Somos muchos los que lamentamos el tipo de política y políticos que tenemos.
Y es nuestro deber como comunicadores, tratar de desnudar esas debilidades humanas que corroen nuestro sistema "democrático".

Nos vemos...

rosendozanga dijo...

Nuevos hombres cambiaran lo que conocemos y las Alamedas solo se abriran si no claudicamos, es facil entregar espacios , lo dificil es asaltarlos, si no eres parte del problema.......................

Zorka Ostojic Espinoza dijo...

Gerardo, como te dije, una persona como tú, siempre va a salir engrandecida de una situación tan patética como esta. Al leer tu paréntesis lo confirmo. Ninguna artimaña, chantage o amedrentamiento déspota logra acercarse como para alcanzar a tocar siquiera a un espíritu firme, consecuente que actúa en base a valores y emosiones auténticas. Una de nuestras principales tareas es no dejarnos contaminar.

Graciela Leon dijo...

Con piedras como esas te vas a encontrar siempre en tu camino y ten cuidado que existen algunas peores, lo interesante de esto es que aprendas a sacarlas, en ocaciones a patearlas y despues no las notaras.

Alas al Viento dijo...

super amigo!!!!, nos vemos en la cena del Viernes? un abrazote,