domingo, septiembre 04, 2005

Nocturno, viaje solitario


Tantos días sin escribir, tanto descuido, tanto silencio... pero ya estoy acá, con mi crónicas sobre esta tierra del norte, para compartir un instante de un paseo nocturno por la playa.

Un bote surcó lentamente el mar. La playa Chinchorro pintada de negro es cortejada por unas luces amarillas que marcan el camino hacia las sombras que circundan la costa infinita. Un muelle viejo abandonado observa al pescador silencioso en su espera vestido de gorro, parca y café caliente junto a sus redes, mientras contempla la ciudad que poco a poco se duerme en una noche templada de invierno en el desierto; y yo estoy en esa ciudad caminando y yo estoy en esa ciudad escribiendo en otra noche, en otro momento, en un ahora.

De vez en cuando se ve a algún pez saltar solitario, al igual que el vuelo de una gaviota que interrumpe la levedad de la niebla que esta vez flota débil sobre el mar. Quizás ese mismo vuelo lo contemplaron hace casi 10 mil años los otros que también caminaron por estas tierras, aquellos pescadores cuya huella no fue borrada por las olas que limpian la arena, sino que su testimonio aún permanece para que el mundo sepa que en este espacio del Pacífico, hubo personas, hubo una raza, hubo una familia que hoy duerme bajo los ojos curiosos de quienes intentamos comprender su misterio.

Estos pescadores sencillos de las costas del desierto trascendieron con su arte. Su espíritu milenario se apoderó de la tierra, del mar, del aiíre, del fuego y escribieron desde un rito sagrado el más bello epitafio para cada uno de quienes emigraba desde ese pretérito presente.

Chinchorro fue la cultura, algunos cerámicos, otros telares, pequeñas armas y anzuelo son testimonio de estos viejos que habitaron la tierra en la que hoy escribo; pero la mayor expresión de arte fue trazada sobre el lienzo de la muerte, sobre una fe desconocida y la esperanza en un qué se yo, que los llevo a trascender el cuerpo en miles de generaciones, quizás en respuesta a un deseo de eternidad o al simple acto generoso de acompañar en el camino al que ya no está.

Las momias se multiplican por todo el subsuelo de mi Arica y el vecino Camarones. Morro, valles, casas, esquinas y costa dejan ver de vez en cuando el testimonio de los aquí vivieron, mostrándose enteras en su descanso eterno. Y la ciudad sigue creciendo y bajo sus cimientos concientes se oculta profundo este tesoro místico de la gracia antepasada, se oculta para que en otros diez mil años más alguien lo descubra nuevamente y sueñe con misterio que guarda el cultivar el arte en el seno de la muerte.

En el mar otros botes se divisan a lo lejos. Otras historias que flotan sobre la costa escriben trozos de esta vida que entre redes, mar y peces siguen la huella de los que ya caminaron por acá hace miles de años y que tal vez, al igual que yo en ese paseo nocturno, observaron hacia adentro, hacia el cielo y hacia el mar infinito buscando una huella de otras vidas y de otros tiempos.

16 comentarios:

Pequeñin dijo...

Sin duda, esta es una de tus mejores crónicas. Se agradece.

Eso

Chau

Pablillous dijo...

buen posteo! que bueno que volvio!
me gusta mucho leerlo...

a mi una vez me dijeron que tenia cuerpo de tío....casi me morí..
tu tienes cara de baby definitiavmente...nunca podria decirte tio, ni caballero, menos señor...eso sin dudar tu caballerosidad...

abrazos

Canal Desierto dijo...

Jaja.. esa foto me veo menor, pero la anecdota del cabro chico que me trató de viejo es cierta (otro post)... en fin es parte de nuestra vida.
Saludos

Gustavo dijo...

Bonito este post. Está como para ponerle música.

Salu2

Canal Desierto dijo...

¡¡Sería genial!!... música milenaria

Chilote dijo...

conmovedor, saludos de Chiloé.

Hablando de ponerle música como podemos poner música de fondo a los blog???? El mío sin duda tendría de Bordemar (siempre que no tenga que pagar derecho de autor)...jajaja

:)(:pasion-s-lmt dijo...

muchas gracias por tu consejo, sin duda que lo haré!!!!
Pd: bienaventurado aquel cuyo esperanza está en Dios, no será jamas defraudado...saludos desde Santiago du Chile

buena memoria dijo...

Me recordó unos versos de J. L. Borges; algo así:
"Somos el río que invocaste, Heráclito.
Somos el tiempo. Su intangible curso
acarrea leones y montañas,
llorado amor, ceniza del deleite,
insidiosa esperanza interminable,
vastos nombres de imperios que son polvo,
hexámetros del griego y del romano,
lóbrego un mar bajo el poder del alba,
el sueño, ese pregusto de la muerte,
las armas y el guerrero..."

Algún día veremos la realidad completa y toda la belleza que tomamos en pedazos de tiempo.
Gracias por contarnos del Norte.

SimonA dijo...

super lindo
sigue asi!!!

nos leemos

Marianela Fornes Carcamo dijo...

QUE BUENO QUE VOLVIÓ, Y MÁS POETA QUE NUNCA, NOS VEMOS EN LA REUNIÓN.

Patricia Salazar dijo...

Muchas veces los tiempos que dejamos sin escribir por uno u otro motivo nos permiten reflexionar y mirarnos desde adentro, después de leerlo sentí que hubo un repaso de memorias escondidas como sacadas de baúl, pero que reflejan simplemente como eres tu...
gracias por permitirnos compartir esto y tu amistad

Patricia Salazar dijo...

Muchas veces los tiempos que dejamos sin escribir por uno u otro motivo nos permiten reflexionar y mirarnos desde adentro, después de leerlo sentí que hubo un repaso de memorias escondidas como sacadas de baúl, pero que reflejan simplemente como eres tu...
gracias por permitirnos compartir esto y tu amistad

Elisa dijo...

wooo... primera vez visitando... y me has dejado gratamente sorprendida :)
Saludito!!

Marianela Araya dijo...

Que bueno que volviste al universo y con nuevas expectativas.
cariños afectuosos.

Pablillous dijo...

una vez fui a Arica por tres dias y me quedé un mes.. muchos recuerdos..

abrazos

libertad_de_expresion dijo...

No he ido por esos lares aún... me suena interesante cada vez q me lo comentan y espero ir pronto.

Gracias por tus comentarios...me llama la atención como personas de ambos extremos de Chile leen lo q escribo...lo encuentro genial.


Saludos :)